Artrosís del pulgar, causas y tratamiento

La osteoartritis se refiere a un proceso, generalmente relacionado con la edad, de degradación y degeneración del cartílago que recubre una articulación y cambios posteriores en el hueso adyacente a esa articulación. La articulación en la base del pulgar, entre el metacarpiano del pulgar y el trapecio, es la articulación de la mano más comúnmente afectada por el ‘desgaste’ o la osteoartritis. Esta articulación se denomina de forma variable articulación carpometacarpiana del pulgar (articulación CMC) o articulación trapeciometacarpiana (ATM).

¿Qué causa la artritis de la base del pulgar?

La articulación CMC del pulgar es inusual porque tiene “forma de silla de montar”, lo que permite el rango versátil y los planos de movimiento del rayo del pulgar. La articulación depende de ligamentos importantes para su estabilidad. Desafortunadamente, la movilidad y la orientación oblicua de la articulación significan que esos ligamentos se cargan regularmente y pueden estirarse, lo que predispone a la articulación a cambios degenerativos. Esta afección generalmente afecta a personas mayores de 50 años y afecta a las mujeres con más frecuencia que a los hombres.

¿Cuáles son los síntomas?

Provoca dolor y una reducción en la fuerza de agarre, particularmente el agarre entre el pulgar y los dedos adyacentes. Las actividades diarias como abrir frascos o girar una llave en una cerradura se vuelven difíciles, si no imposibles. Inicialmente, el dolor se basa en la actividad, pero al igual que la artritis en otras articulaciones, puede volverse constante. El diagnóstico se realiza mediante el examen de la mano, que revela el típico “ encuadre ” y la sensibilidad en la base del pulgar, y se confirma mediante radiografías; solo en raras ocasiones se requieren técnicas de imagen más elaboradas.

¿Cómo puede ayudar la fisioterapia?

Es muy importante abordar una lesión de este tipo cuanto antes para poder frenar la progresión y ya no poder hacer nada más que un tratamiento paliativo.

Cuando nos encontramos con la lesión en un primer estadio es importante bajar la inflamación.

  • Colocación de hielo 15 minutos 3 veces al día.
  • Movilizaciones de la articulación suaves, también se deben realizar movilizaciones de la muñeca y dedos.
  • Estiramientos suaves, insistiendo en los flexores.
  • Masaje de toda la musculatura.
  • Colocación de vendaje funcional que limite los movimientos del pulgar para darle descanso.

    Una vez que hemos conseguido bajar la inflamación, continuamos con el tratamiento anterior y comenzamos con ejercicios de fortalecimiento de los extensores del pulgar. Es importante insistir en el fortalecimiento de extensores y estiramiento de flexores, se notará una mejoría importante. Al principio de la lesión no se deben de hacer los ejercicios de fortalecimiento para no provocar más presión y roce sobre la articulación.

    En el caso de que solo podamos realizar un tratamiento paliativo será muy similar a lo anterior.

    • Colocación de calor para disminuir el dolor en la articulación.
    • Ultrasonidos.
    • Masaje a toda la musculatura.
    • Estiramientos.
    • Movilizaciones del pulgar en todas las direcciones.
    • Ejercicios de fortalecimiento.(como los siguientes):
      1. Abrir y cerrar la mano con fuerza.
      2. Apretar una pequeña pelota.
      3. Apretar el pulgar con cada uno de los dedos por 5 segundos.
      4. Llevar el dedo a aducción y abducción. El fisioterapeuta puede resistir el movimiento.
      5. Elevar el pulgar con las manos extendidas sobre una mesa.
    • Vendaje neuromuscular.

¡SOLICITA CITA AHORA!

Si buscas una clínica de fisioterapia en Santander o Muriedas, desde Fisiocamargo proporcionamos unos servicios totalmente enfocados en mejorar la salud de nuestros pacientes. Ofrecemos una atención personalizada para prevenir y tratar todo tipo de lesiones y dolencias.

PIDE CITA EN CLÍNICA DE SANTANDER PIDE CITA EN CLÍNICA DE MURIEDAS

Santander: 942 239 700 Muriedas: 942 140 601
Ir al contenido